domingo, 14 de diciembre de 2014

Outubrofest 2014. Crónica de Aída


Tesorera e incansable colaboradora desde los inicios del club, Aída G. Mon ha tenido la amabilidad de contarnos sus sensaciones en torno a la fiesta de la cerveza, ayudando así a entender un poco mejor lo que disfrutamos todos los que en algún momento hemos sido colaboradores de la Outubro.

Aída, te damos las gracias por dedicar parte de tu tiempo a colaborar con el blog.

Como en cada edición de la fiesta, destacaría el buen ambiente que hubo entre la gente, que se vuelca sin esperar nada a cambio salvo la satisfacción personal y, por supuesto, el hecho de que el resultado económico hace posible que el club siga existiendo, a pesar de no ser fútbol y de la crisis que atravesamos.

Me gustaría agradecer sobre todo la entrega de Félix, el alma de todo y sin el que no sería posible la fiesta, y de Alberto, que también ha apoyado el proyecto desde el principio además de dedicar mucho de su tiempo a la escuela del Ponevedra.

Y, por último, también mi agradecimiento a los padres y resto de voluntarios que pasan tantas horas en la carpa. Tanto a los que se ven (en cocina, fregando, barra, etc.), como a los del turno de noches. Tú sabes bien lo ingrato que es pasar esas largas, frías y
húmedas noches vigilando el recinto y haciendo la última limpieza.

Este año con quien más he trabajado ha sido con Sergio y David, mis chicos de total confianza con el tema del dinero. A los sobres que me entregaban les llamábamos cartas de amor (jajajaja) y eran mucho más reconfortantes que los sobres de Barcenas, porque estos van destinados a un buen fin.

En pocas palabras esa ha sido mi experiencia en la fiesta este año, con el mismo trabajo interminable y buen ambiente de las cinco ediciones anteriores.

Saludos a todos.

Aída.